miércoles, 2 de febrero de 2011

Fantástico día.

Hay días nostálgicos, hay días apagados, hay días llenos de dolor, hay días tristes, hay días indiferentes, hay días aburridos, hay días llenos de enfado. Pero hay otros días...¡qué días!. Hablo de esos días en los que, cuando estás caminando sola en la calle tienes que hacer un esfuerzo para no empezar a reír y que la gente te mire con cara rara. Sí, estoy hablando de esos días tan marvillosos en los que vas volviendo a tu casa con una sonrisa de oreja a oreja y ni siquiera sabes muy bien el motivo de tu alegría. Porque esa alegría es una suma de pequeños detalles que dieron un resultado más que perfecto. Y da igual que pienses en todo el trabajo que tienes que hacer o en todas tus preocupaciones, porque la sonrisa no se borra. Esta ahí pese a todo. Esos días... son los que hacen que la vida sea algo maravilloso. Esos días son los que te dan toda la energía necesaria para soportar los otros días tristes, nostálgicos, indiferentes, o llenos de dolor, aunque en mi caso, gracias a dios, son muy pocos.
Con cariño, Ana aprc.




1 comentario:

  1. Ojalá siempre estés llena de días fantásticos...
    Muacs!

    ResponderEliminar